viernes, marzo 23, 2007

MOMENTOS QUE NO TIENEN PRECIO

Llegar al fin
hasta la puerta
de tu casa,
entrar,
echar todas las cerraduras,
y, como quien saborea
el sabor de la venganza
decirlo:

"ahí
os quedáis,
hijosdeputa".

Karmelo C. Iribarren, Desde el fondo de la barra, 1999.

2 comentarios:

niñoespina dijo...

Para todo lo demás, existe Master Card.

Abrazo Rockero

vanmar dijo...

Y ahí os quedáis, hijosdeputa...
Que gran frase...
Pura Vida.